Bill y Jimmy mutilan a una vaca loca

Stewart Home

 

Sección Contraculturas

KLFBill Drummond y Jimmy Cauty nunca se sintieron felices siendo estrellas del pop. Tras encabezar los rankings y las listan de Top Ten de los discos más vendidos a principios de los 90’s bajo el nombre de The KLF, se vieron atrapados en una espiral creciente de fama y dinero. Para frustrar las expectativas de sus fans, no solo destruyeron intencionalmente su carrera musical, sino que también quemaron el dinero que habían ganado con ella.  Quemaron un millón de libras esterlinas en billetes de £50 en la remota isla escocesa de Jura. De esta manera se sintieron libres de continuar con miles de otros proyectos de más bajo perfil.

Drummond co-escribió la novela “Bad Wisdom” con Mark ‘Mindwarp Zodiac’ Manning y se embarcó en una gira de lectura diseñada para tirar abajo cualquier olor a estrella pop que aún pudiera albergar en su persona. De repente, el personaje esquivo era accesible. Los medios de comunicación ignoraron el libro y la gira de Drummond por todo el Reino Unido para su promoción. Mientras tanto, Cauty se involucró en el movimiento de protesta anti-carreteras, utilizando un sistema de sonido montado en un carro blindado para bombardear a los contratistas de las autopistas con ruido blanco pasado a un volumen capaz de enloquecer a cualquiera.

Más recientemente, Bill y Jimmy estaban pujando en una subasta contra los falsos psíquicos dobladores de cucharas del estilo de Uri Geller para comprar el antiguo círculo de piedras de Rollright, situado en la zona rural de Oxfordshire. Drummond y Cauty tenían previsto llevar a cabo una serie de rituales en el antiguo monumento, que se sitúa en una alineación psíquica con otros íconos de importancia, con la intención de derrocar al Status Quo británico. El dueño del círculo, Pauline Flick, se enteró de esto y se negó a venderles el círculo de piedra a los ex miembros de the KLF, pues temía que causen la muerte de las más importantes figuras públicas.

Recientemente, Bill y Jimmy han oído rumores de que el gobierno planea vender Stonehenge, y están decididos a comprarlo y usarlo para fines rituales. Para recaudar fondos para este proyecto, que, dicen, va a destruir el Estado, el dúo está haciendo música de nuevo después de un periodo de cinco años de inactividad musical. La primera actuación de Drummond y Cauty fue en el Barbican, el 17 de septiembre. La sala estaba repleta de jóvenes artistas de moda, los siempre modernos de rock y las principales figuras del ocultismo británico.

El espectáculo que se estrenó Barbican contenía nueva versión del clásico de The KLF “What Time Is Love?”, acompañados por una nueva banda de música rural y la letra había sido cambiada para adaptarse a la nueva consigna de “A la mierda con el nuevo milenio” [Fuck the Millenium]. Bill y Jimmy se presentaron en el escenario con sillas de ruedas motorizadas y mutilaron un cisne muerto, símbolo de la monarquía británica. A medida que el show continuó, se les unieron sobre el escenario los estibadores portuarios en huelga de Liverpool portando carteles con sus reclamos. Finalmente se repartió a todo el público remeras, carteles de protesta, bolsos y calcomanías con la consigna “a la mierda con el nuevo milenio”.

Después del espectáculo, el público se reunió en la esquina de las calles Commercial y Hanbury, en Spitalfields.  En el sitio, había un par de prostitutas que fueron para entablar negocios, la oferta de sexo por 20 libras en las inmediaciones que hizo famosas Jack el destripador fue un poco llamativa. Después de una larga espera, varios choferes llegaron a nosotros para transportarnos a una edificación de la Edad de Hierro en Oxfordshire (Madmarston Hill Fort). El sitio se encuentra en alineación psicogoegráfica con el antiguo Arbury Camp y las piedras neolíticas de Rollright.

 A la llegada a Madmarston, los invitados especiales fueron confrontados por una vaca muerta que estaba atada a un crucifijo. e iluminada por una fuerte luz. Detrás de esto había una enorme valla publicitaria blasonada con las palabras "SÍ, SÍ". Richard Essex, de la Alianza de Lucha contra el Milenio dio inicio a la segunda parte de los acontecimientos de la tarde, con una charla titulada “Ni Tercer Reich, Ni Tercer Milenio”. El meollo de este discurso fue una propuesta que nos explicaba que deberíamos abandonar el calendario cristiano y por lo tanto retrasar la llegada del milenio durante otros 600 años.

"En el pasado," Essex nos informó, "los revolucionarios han inaugurado nuevos sistemas que comienzan a contar los tiempos  desde el punto en el que el antiguo régimen se derrumbó, pero esto me parece demasiado egoísta. La propuesta de la Alianza de Lucha contra el Milenio es que hace falta adoptar un calendario que ya va por los casi cuatrocientos años. Deriva del calendario egipcio antiguo y lo llamamos el Calendario Khemita Moderno porque Khem es un nombre para Egipto. Los antiguos egipcios tenían un calendario civil, que gira sobre un ciclo de 1.460 años. El ciclo actual comenzó en el año 1599. Esto coincide con la inauguración de la era moderna en el campo de la ciencia. Así hemos llegado al año 398 en el Calendario Khemita Moderno".

 Richard Essex, se mostró aún más confundido a sus oyentes al explicar la relación entre el Calendario Khemita y varios eventos solares, como el levantamiento de la estrella Sirio en la constelación Canis Major. Al final de la charla de la Alianza de Lucha contra el Milenio, todos comenzaron a caminar sin ningún rumbo demasiado claro. Hubo murmullos de protesta, cuando la gente se dio cuenta de que importantes figuras negocio de la música se había reunido alrededor de la vaca crucificada, mientras todo el resto de los asistentes al evento era mantenido lejos por un pequeño ejercito de ayudantes de KLF.

Entonces, en medio de ráfagas de ruido blanco insoportable, Bill y Jimmy salieron de las sombras, llevaban puesta ropa de protección anti-radioactiva, máscaras de gas y venían armados con hachas que alzaban por encima de sus cabezas. El dúo rápidamente atacó a la vaca crucificado, a la vez salpicando al personal de las empresas discográficas con sangre. A continuación, Drummond y Cauty recogieron puñados grandes de los despojos y los arrojaron al público. Un anuncio grabado en un cassette informaba que aquellos individuos que habían sido salpicados por sangre quedaban invitados a limpiarse la sangre con una cantidad de banderas de Inglaterra que fueron en ese momento distribuídas. También la grabación afirmaba que existían altas probabilidades de que los responsables del control de la industria musical se hayan infectado en ese acto por la enfermedad de la vaca loca. Terminado el evento, los miembros de The KLF viajaron a casa en un coche separado del resto de nosotros.

Cuando hablé con Drummond por teléfono al día siguiente, me explicó que había sido muy difícil la obtención de la vaca muerta:. "Tenía que ofrecer algunos trabajadores del matadero un enorme soborno Con todo el furor sobre la enfermedad de la Vaca Loca, todos los animales de granja están siendo sacrificados y quemados de forma regulada oficialmente”. Bill no estaba preocupado por las consecuencias jurídicas de sus acciones:  "La gente está muy enfadada por lo que hicimos, pero el Status Quo  quiere taparlo. No vamos a ser enjuiciados, la publicidad en torno a un caso judicial podría arruinar todos los esfuerzos diplomáticos que han hecho en torno a la rehabilitación de la imagen de la carne de vacuno británica tras la aparición de la enfermedad de la Vaca Loca".

Publicado por primera vez en  D> Tour de octubre de 1997.

Traducción por Jullián Moguillansky.