Quiénes Somos

English

 

"El amor es maestro y gobernador de todas las artes. Comprenderemos que es el maestro de las artes si consideramos que ninguno puede encontrar o aprender arte alguna si no se mueve por el placer de buscar lo verdadero y el deseo de invención, y si el que enseña no ama a los discípulos y si los discípulos no están ávidos de tal doctrina. El amor merece, además, llamarse gobernador. Pues atentamente ejecuta las obras de arte y las consuma de igual manera en el que ama máximamente estas obras y en las personas que las hacen. Añádase que los artistas en cualquier parte no buscan ni cultivan otra cosa que el amor." -Marsilio Ficino, 1469

alquimiaLa filosofía hermética y el arte hermético no son meramente dos manifestaciones entrelazadas que se han alimentado entre sí; sino que históricamente han llegado a conformar una misma idea; pues la tradición indica que el arte es el vehículo de expresión de la filosofía y la filosofía es el vehículo de expresión del arte.

El Salón Arcano rinde homenaje al emblemático Salón de la Rose+Croix, fundado en París en 1892 por Josephín Péladan, cuyo objetivo era rendir culto al misticismo, la leyenda, el mito, la alegoría y el sueño por la vía del arte.

El espacio del Salón Arcano cumple el propósito doble de gestar la exhibición de obras que transgreden la noción de un límite entre arte y filosofía; así como el de incitar a la reflexión sobre las mismas. Siendo así, el Salón no cierra sus puertas a ninguna manifestación existente: pintura, escultura, literatura, cine, teatro, danza, música, arte digital, fotografía o cualquier otro medio que haya resultado adecuado para la expresión libre y genuina. De igual manera, el Salón presta oídos a toda propuesta sobre actividades que puedan ampliar sus horizontes en pos de este ideal. Para recibir información sobre las actividades del Salón Arcano, así como para presentar propuestas u obras, rogamos ver la sección de contactos.

De igual manera, el Salón Arcano funciona también como una Editorial dedicada a publicar libros que resulten afines a esta misma idea .

A menudo oímos decir a alguien que no comprende el arte contemporáneo, pero que sin embargo ama el arte del pasado. Todo esto se debe a un equívoco fundamental en relación con el propio arte y podemos estar seguros de que las personas que hablan de este modo no entienden nada ni del arte del pasado ni del arte contemporáneo. Porque, entendámonos, comprender un cuadro, o en todo caso una obra de arte, no quiere decir entender su contenido, sino asumir su significado. La pintura pretende comunicar y no ser un lujo en función de la decoración, un cuadro es, y siempre lo ha sido, un objeto mágico, un objeto religioso. Sólo que los Dioses cambian, cambian constantemente, evolucionan con la evolución de la civilización, pues cada instante es un paso, una nueva civilización que nace” -Piero Manzoni, 1957