Digamos "NO" al Milenio

London Psychogeographical Association


Sección Contraculturas

 London Psychogeographical Association
ELPAN #18 – Boletín de la LPA - Beltaine  del año
398 CKM  

 La cuestión política más apremiante del momento es cómo el proletariado salir del fango de extorsión mental y agresiones psicológicas que ya se comienzan a sentir como "celebración" del milenio. La función de este gran espectáculo, que la burguesía ya ha estado preparando desde hace tiempo, es nada menos que reforzar su régimen frente a nuevos ataques de la clase trabajadora, y estas estrategias burguesas marcarán los próximos diez años.

 Al organizar un evento que va a ser "disfrutado por todos" esperan restablecer los lazos que unen al esclavo asalariado con su jefe, a los jóvenes desencantados con la masa de  trabajadores sociales, policías y profesores, y  buscan reintegrar a los pseudo-rebeldes a la cultura dominante. Sin embargo, las cosas no van a ser tan sencillas para la clase patronal. Vamos a resistir. Vamos a decir NO al milenio.

 

NI TERCER REICH – NI TERCER MILENIO

  En el período previo a las elecciones, el nuevo Führer del Laborismo, Tony Blair, ya estaba planeando cómo hacer uso de su acceso al poder para obtener el mismo tipo de auto-celebración que logró su compatriota socialdemócrata, y el difunto presidente de Francia, François Mitterand. Tomando prestada una hoja del estilo retórico de Hitler, Blair habló de tener "mil días para prepararse para los próximos mil años". Y cuando sólo faltaban un millar de días para el “nuevo milenio”, el evento no quedó sin ser remarcado. En el observatorio de Greenwich, un ritual que incluyó el encendido de un gran número de fuegos artificiales se llevó a cabo, y un reloj fue instalado para marcar cómo los segundos están latiendo en una cuenta regresiva. Los lectores habituales del boletín de la LPA estarán familiarizados con el lugar especial que Greenwich ocupa para el Status Quo y sus técnicas ocultas. La reina incluso visitó el Palacio Real de Greenwich durante el eclipse del 10 de mayo de 1994 (ver boletín N º 6 LPA, Beltaine 1994).

 Al mismo momento que este boletín se publica, están construyendo una base en la península de Greenwich para ser utilizada exclusivamente como sitio de celebración del milenio. Estudios recientes sobre la alineación de Canary Wharf [N. de T._el complejo de edificios comerciales londinenses más altos e importantes] han puesto de manifiesto que no sólo los edificios están alineados con la Catedral de San Pablo y el Cuckold’s Point al oeste, sino que también atraviesan la parte superior de la penincula de Greenwich hacia el este. Nos aventuramos a lanzar la hipótesis de que esta alineación se utilizará en una gran cantidad de monstruosidades arquitectónicas erigidas para abrumar a los cientos de miles de visitantes y turistas que el Status Quo espera dominar psicológicamente.

 Sin embargo, aún no estamos en condiciones de analizar o iniciar una resistencia a este espectáculo atroz en términos espaciales. Nuestro objetivo es desafiar a la organización cristiana / burguesa del tiempo en que la noción errónea del milenio se plantea como un momento de conjunción mítica de las clases. De hecho, hacemos un llamado a los revolucionarios a romper con el calendario gregoriano. Hemos estado promoviendo el Calendario Khemita Moderno. Sin embargo, esto no significa que esperemos que el proletariado mundial lo acepte de forma inmediata. Lo que estamos proponiendo es que una Alianza Anti-Milenaria para que los revolucionarios comunistas puedan participar en el desarrollo de un nuevo calendario aceptable para todos. Todavía sentimos que nuestra idea de un Calendario Khemita Moderno parece ser la mejor, pero si hay otra propuesta mejor, estaremos encantados de seguirla.

 Habrá, por supuesto, algunos pseudo-revolucionarios que gemirán y chillarán ante nuestra sugerencia. "No es importante" van a murmurar, "¿por qué hacer un problema de esto?". Sin embargo, la superficialidad de tal razonamiento se expone fácilmente. Los comunistas están de acuerdo en que la participación en las elecciones es una forma en la que se adormece a la clase obrera y se la obliga  a aceptar la farsa de la democracia parlamentaria. Pero estos carnavales sólo se producen una vez cada varios años. Sin embargo la gente escribe la fecha varias veces a la semana. Por tanto, el potencial de la organización de la resistencia al calendario gregoriano es mucho mayor que la propaganda comunista en contra de las elecciones. Somos capaces de crear un movimiento en el tejido social con una acción tan simple como llenar los formularios oficiales de acuerdo a nuestro propio calendario. Es tiempo de actuar - y actuar ahora. Ha llegado el momento de romper con el calendario gregoriano.

 Cada día que pasa ha sido tenido en cuenta por la clase dominante en la preparación para el festejo del milenio, cada día ha sido contado. A medida que nuestras vidas se consumen por la monotonía de la decadencia laboral del trabajo asalariado, la pobreza y  la exclusión social, todo lo que se nos ofrece a nosotros a cambio por tanta miseria  es una fiesta para celebrar la inauguración de un nuevo Tercer Reich Milenario. En Zimbabwe, el partido gobernante ZANU organizo varios banquetes partidarios en la que se permitió a la población en general el privilegio de ver a los jefes y subordinados del partido comer - ¡sin que ellos mismos estén invitados a unirse! Al lector esto puede resultarle escandaloso, humorístico o simplemente extraño, pero es exactamente lo mismo que está sucediendo aquí, con la televisión y los medios de comunicación: Se nos ofrece la oportunidad de ver reír a los ricos y famosos, de verlos bebiendo hasta hartarse y se espera de nosotros que nos limitemos a aplaudir. Algunos han sugerido que la ocasión del festejo del milenio se utilizará para inaugurar un partido verdaderamente proletario en el que simplemente recuperaremos los productos que fabricamos con nuestras propias manos y cuya tenencia nos es negada a menos que paguemos por ellos con el salario mínimo que la clase dominante nos otorga por fabricarlos. Nuestra respuesta a eso es: ¿Por qué esperar. ¿No es mejor romper con el calendario gregoriano YA?

Traducción por Julián Moguillansky