BREVE RESEÑA SOBRE THE KLF / K FOUNDATION



Sección Contraculturas

 

The KLF (1987-1992), también conocidos como The Justified Ancients of Mu Mu y The Timelords, entre varios otros nombres, fue una de las bandas seminales del Acid House británico de finales de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990.

Desde el principio, adoptaron la filosofía expuesta por la serie de novelas esotéricas “The Illuminatus! Trilogy” de Robert Anton Wilson, ganando notoriedad por diversas manifestaciones anárquicas situacionistas, incluida la intervención artística de anuncios publicitarios en la vía pública, la publicación de anuncios destacados con mensajes crípticos en diferentes revistas de música y actuaciones en vivo absolutamente inusuales.

The KLF fue el nombre más utilizado por  Bill Drummond y Jimmy Cauty, acrónimo aparente de Kopyright Liberation Front

En 1988 uno de los primeros singles creados por Cauty y Drummond, "Doctorin' the Tardis" llegó al número uno en las listas británicas. La canción es primordialmente un collage con piezas del tema para la serie de televisión "Doctor Who" y del clásico de Gary Glitter "Rock and Roll (Part Two)". Cauty y Drummond siempre presumieron de haber participado en la primera creación deliberada de un número uno e incluso escribieron un Manifiesto, "The Manual (How to Have a Number One the Easy Way)" [“El Manual (como tener un número uno de forma sencilla)”] donde exaltaban el plagio y se burlaban de las leyes de Copyright; además de enseñar, entre otras cosas, cómo reciclar a Gary Glitter supone un éxito seguro al menos una vez por década. Antes, en 1987, con "Withney Joins The JAMs", la estrategia de colisión con el establishment había consistido en mezclar muestras del tema de "Mission: Impossible" con partes del "I Wanna Dance With Somebody". Pero el ejemplo más memorable resultó haber sido "The Queen and I", el cual utilizaba grandes partes del mítico sencillo de ABBA "Dancing Queen". Por supuesto, la grabación recibió la atención de los abogados de la banda sueca y, después de una intensa batalla legal, el álbum tuvo que ser retirado de las tiendas. Drummond y Cauty realizaron entonces una quema ceremonial de dichas copias y el arrojaron  sus cenizas al Mar del Norte. El rito fue "artísticamente justificado", siempre según Cauty.

Anticipándose a su retirada, en febrero de 1992, durante la entrega de los Brit Awards, la actuación the The KLF fue acompañada con ráfagas de ametralladora con munición de fogueo sobre el público. Esto fue seguido por la eliminación completa de su catálogo en las tiendas y la creación de The K Foundation. como organización que buscaba subvertir el mundo del arte.

El debut de The K Foundation fue la quema de un millón de libras esterlinas provenientes del dinero que había ganado The KLF. Sobre esta quema, en un reportaje al respecto se pronunciaron diciendo: “The K Foundation  puede no haber cambiado nada o desafiado mucho, pero que sin duda ha provocado a miles de personas a cuestionar y analizar el poder del dinero y las responsabilidades de aquellos que lo poseen. ¿Y qué podría ser más artístico que eso?"

Otro evento notorio organizado por The K Foundation fue la creación de un premio al peor artista del año. El premio otorgado por The K Foundation repetía exáctamente los mismos procedimientos que realizaba la Tate Gallery con su Premio Turner al mejor artista del año, posiblemente uno de los premios más codiciados por los artistas británicos. The K Foundation proporcionó al público una lista que repetía de forma exacta a todos los candidatos del premio Turner (también entregado por votación) y compraron todos los espacios publicitarios de la hora en que se transmitía en vivo la entrega de los mismos, instando al público al votar por el peor de ellos y, aclarando, que el premio otorgado al peor artista del año duplicaba en libras esterlinas al premio entregado por la Tate Gallery. Finalmente Rachel Whiteread ganó ambos premios; y aunque primero se negó a aceptar el premio a la peor artista del año, luego lo aceptó con disconformidad al ser levemente presionada por varias instituciones de caridad cuando The K Foundation anunció que quemaría una suma equivalente a ese premio si Rachel Whiteread no quería el dinero.

 

C.M. --- 23/09/2012