Capturado por The KLF

Stewart Home


Sección Contraculturas

 

 

 Varios de los periodistas que fueron invitados a una demostración reciente de las "armas sónicas" del ex miembro de Kopyright Liberation Front (KLF), Jimmy Cauty,  han descrito el evento como un fiasco. Yo fui uno de los escritores cínicos a los que se les prometió un viaje en helicóptero a Dartmoor, pero terminamos varados en el aeropuerto de Exeter, porque la niebla invadió el lugar de la demostración y el piloto se negó a aterrizar.

Con el cambio de planes, una flota de taxis nos transportó a un pub en Ashburton, donde se nos permitió hablar con Cauty en un formato de reportajes individuales. Me tocó el último turno, por lo que la mía era la última entrevista. En lugar de mirarnos como un anfitrión abatido dentro de un desastre de relaciones públicas y frente a un público invitado a un evento que no se estaba realizando, la sonrisa en el rostro de Cauty daba la impresión de que acababa lograr el triunfo más grande de su carrera.

Después de diez minutos de conversación banal, me enfrenté a Jimmy con la acusación de que sus actividades recientes se habían financiado con las ganancias de discos piratas. Cauty se encogió de hombros y se rió. Mencioné un par de CDs de Charles Manson sobre los que se alega que habían ayudado a financiar su terrorismo artístico. "Yo simplemente podría negarlo", dijo Jimmy lacónicamente, "pero esos CDs son semi-legales. Con Manson encarcelado y sin haberse dedicado a registrar sus canciones cuando estaba libre,  no hay manera de que alguien pueda hacer valer derechos de autor sobre esas cosas. Uno podría conducir un tanque a través de los vacíos legales en el material de Manson. Además, he hecho cosas mucho peores que explotar ciertos derechos de autor inaplicables. Vamos, te lo tengo que mostrar".

Cauty me llevó a un jeep, donde me vendó los ojos un ayudante suyo que me fue presentado como Gimpo. Después de un viaje largo y lleno de baches, fui guiado a través de un camino de grava, luego por una serie de escalones dentro de un depósito subterráneo. Una vez que la venda había sido retirada, me saludó el socio de Cauty, el otro ex miembro de KLF,  Bill Drummond. Vestido con un delantal de carnicero manchado de sangre,  Drummond estaba arrastrando un rodillo de jardín a través de un laberinto de estantes. Más tarde me enteré que Bill tenía la intención de salir a hacer unos círculos en algunas cosechas. Parpadeé bajo las brillantes luces fluorescentes, sintiéndome realmente mareado mientras que miraba el cadáver de una vaca recién sacrificada. Detrás de la vaca muerta había una pila de estantes y cajones innumerables, apilados hasta el techo.

 "Esas son las copias de la primera generación de vídeos prohibidos." Dijo Drummond  mientras seguía a mi mirada. "Podríamos recibir una multa de 20.000 libras para cada cinta, pero no importa que sea lo que te guste, nosotros lo tenemos”.

KLFCauty me llevó ante una cantidad de CDs y discos de vinilo. No todos ellos eran piratas, al menos no técnicamente, ya que gran parte de ellos eran discos de KLF. Luego, junto a CDs de Manson, había también una amplia selección de material de músicos como Prince o Morrissey. En la parte posterior del depósito estaba el orgullo y la alegría de Jimmy, su arsenal de armas. Entre ellos había bazucas, lanzagranadas, morteros, bombas, minas, lanzallamas y un montón de otras cosas que no pude identificar.

 “El espectáculo que monté esta noche", explicó Cauty, en referencia a la demostración de sus armas sónicas, "era una distracción. Mover nuestra base de operaciones hacia el oeste del país ha sido una pesadilla logística, sobre todo porque la industria del entretenimiento nos ha tenido bajo vigilancia durante varios años. Al principio, operar bajo la máscara de KLF fue bueno para nuestras actividades de contrabando. Sin embargo, en el momento en que KLF ganó los Brit Awards, KLF ya se había convertido en una piedra de molino que cargábamos del cuello. Siempre estábamos siendo perseguidos por la prensa, que impedía que realicemos nuestras operaciones comerciales. Esta noche, por fin, logramos transladar cinco toneladas de discos piratas de un almacén de Londres sin ser molestados por el escuadrón de defensa de los derechos de autor "

"Eso es correcto", dijo Bill arrastrando las palabras mientras se unía  a nosotros, "siempre la última carcajada fue nuestra, al menos en nuestras relaciones con la industria musical. Cierta vez nos dieron un millón de libras en billetes marcados como parte de una operación encubierta. Podríamos simplemente haber tirado a la basura el dinero caliente, pero en lugar de eso lo quemamos y declaramos que las cenizas de un millón de libras eran arte. Eso realmente molesto al cartel de las multinacionales que estaban desesperados por demostrar que habíamos estado pirateando sus discos".

 "La gente nos ve como excéntricos", continuó Cauty "pero cultivar una imagen de loco es bueno para los negocios. Sólo hace falta mirar a Howard Hughes para darse cuenta de eso. Hacemos y perdemos más dinero en un año que el que una familia promedio ve  en más de varias generaciones. Lo importante es asegurar que nuestros activos estén debidamente licuados. Podemos hacer una fortuna sólo cambiando nuestro dinero entre monedas de diferentes países bajo una cierta logística. Personalmente, soy adicto a las posibilidades de los mercados futuros. Es una verdadera emoción poder comprar cosas que no existen."

"El dinero no significa mucho para nosotros", Drummond se apresuró en añadir, "es sólo un indicador de nuestro éxito. Sin embargo, en lo que a mí respecta, la música nunca fue suficiente. Alguien dijo una vez que la delincuencia es la forma más elevada de la sensualidad, pero creo que es una tontería, ya que los grandes criminales son los jefes de las corporaciones multinacionales. Me veo como un moderno Robin Hood. Me aseguro de que el diez por ciento de las ganancias de mis discos piratas se reinvierte en causas que valen la pena".

 "Todo eso está muy bien," observé ", pero ¿por qué diablos me estás diciendo todo esto?"

 "¿Por qué no decírtelo?" Jimmy disparó de nuevo. "Nadie te lo va a creer si lo contás. Nosotros vamos a vendarte los ojos otra vez cuando te vayas, nunca serás capaz de encontrar este lugar de nuevo. No me importa lo que escribas al respecto. Podés contarlo todo si te gusta. Incluso  podés citar mis palabras autorizándote a escribirlo ".


Publicado por primera vez en The Big Issue # 95 19-25 de agosto de 1996

La nota anterior fue escrita de principio a fin como una premeditada broma. Sin embargo, el engaño periodístico llevó a la detención de Jimmy Cauty por parte de la policía de Devon y Cornwall. La detención de Cauty fue cubierta en detalle por el diario Western Morning News (28/8/96) en un artículo titulado "Allanamiento por Armas de fuego en la casa de una Estrella". El periódico The Big Issue (11/04/96) comentó luego: "Una parodia escrita en The Big Issue 195 sobre un deposito secreto de armas 'Sonicas' almacenadas por el ex KLF Jimmy Cauty provocó una redada en su domicilio por agentes de la patrulla anti-terrorista y un gran número de perros rastreadores. Dos de sus tanques apostados en el lugar de  la protesta de Fairmile fueron remolcados para ser inspeccionados por el ejército y Jimmy Cauty  fue llevado a la estación de policía de Exeter y retenido allí hasta el final del mes". ¡Le tomó a la policía un largo tiempo darse cuenta que todo se trataba de una broma y que habían sido engañados! Y, para su gran vergüenza, la historia quedó en circulación en diferentes diarios y publicaciones durante varios meses..

Para conocer la historia de KLF: click aquí!!!!

Traducción por Julián Moguillansky