James Sheer Phaily

English

No te inclines ante el oscuro y espléndido mundo, donde continuamente mora una profundidad pérfida y el hades envuelto por nubes, delicioso en imágenes ininteligibles y precipitantes con vientos; un abismo negro y en remolino constante exponiendo siempre su oscuro cuerpo informe y vacío.” –Los Oráculos Caldeos de Zoroastro.


La naturaleza chamánica, polémica y vital de mi práctica artística rota en (re)ciclos tanto dextrógiros como levógiros simultáneamente; invocando y proscribiendo al adoptar la Postura de la Muerte que trasciende el “cómo sí” para alcanzar el “aquí y ahora” de la realidad lunar atestada de la oscura medianoche.

Mi arte es realizado con la ayuda estética de niños mágicos, cuyo modus operandi incluye a la magia con Sigilos (Austin Osman Spare), Cut-Ups mandragorianos  (a la usanza del Beat Hotel), el ethos del avant-garde, objetos encantados (objets trouves), lo “sacro” y lo “profano” y los colores que parpadean en el agua.

Por vía del cable vivo de mi “reanimación” psiconáutica, yo insto a la iniciación fulgurante de mi “módulo Wyrding” –un ojo ciego que todo lo ve, contrabalanceado por un sensor caosférico repleto de la “estidad” y “aquellidad” del auto-amor calcinador de la mente en el “Centro de la Vida”.

La naturaleza de esta sublime otredad convoca a la fuerza vital de mi intuitiva, creativa, arácnida medusa –una caósfera- (magia extática) de la corriente 93 que forma y genera radiación/contaminación en aire-tóricos patrones ondulantes de simetría celeste y “ennegrecidos” sistemas de Sub-Bass de poder aural. Ello forma el campo psíquico de mi arte, su flujo creativo, que resurge en el parpadeo de los colores oraculares de la virtud.

La naturaleza de esta realidad subjetiva es mi propio arcoíris, un metatrónico sendero de iluminación con el que no he soñado antes.

Este flujo creativo eternamente regresa en los clandestinos ouroborismos estéticos de aquello que no puede ser expresado –La fecunda “blasfemia insana” que fulgurativamente gesta mis artefactos (cósmicos) para que emerjan desde el más antiguo “sacrificio de los dioses” por vía del proceso de “robar el fuego del cielo” –asolando con desechos surreales al “infierno de lo normal”.

Mi arte es cargado mágicamente por el culto de Zos-Kia, el funambulesco sendero entre los éxtasis embelesados y cautivados en la encrucijada de los caminos de la unificación estética espacial. Con virtud sin vergüenza que surjo desde detrás de la Luz, tallando una narrativa pan-teúrgica de poiesis esotérica  en el  infinito espacio ourobórico. Sobre todo, mi práctica artística busca la (re)unión con la Tradición Sumeria en el ámbito de Atu-UNO –el reificado campo de juegos del Artista-Mago.

También, en la web del Salón Arcano: Deux ex machine FIFTEEN [poema de Cut-Up] de James Sheer Phaily. Sólo en inglés.