Florencia Mayra Gargiulo

English

14:42. 20 de agosto de 1990.
Escribe, saca fotos, dibuja y pinta.
Supongamos que mi interior es una hidra hiperactiva. Escribo desde los seis años. Saco fotos desde los ocho.
Una vez estaba en la cocina de casa en mar del plata (donde viví mi infancia) tenía, nueve años más o menos, estaba revisando cosas y accidentalmente se me rompió un cuadro de Van Gogh de mamá, lo armé y pinté, por si me retaban.
Hoy soñé que estaba en un cuarto de dos por dos, parada en una escalera infinita de madera, y el agua subia, hasta taparme la nariz, trataba de abrir una puerta que habia, pero se rompía la manija, tenía llaves, pero no la abrian, y entonces la abría en los últimos instantes.

Distintas obras de Florencia Mayra Gargiulo están a la venta, interesados, por favor contactar a: Florgargiulo@gmail.com

www.olorapantostado.blogspot.com

Metatrón

Serie Marsella & obras con cartas

Poesía

Oda al sexo


El torrente de tu flujo
Palpita,
En mis cavidades silenciosas
Y la pulpa, cae
Rojiza
Cae
En los besos abiertos
Jugoso, el invento
De la palabra que nos embalsama
Piel y piel ensimismada
Terciopelo también
Suave
Río
Callo de tan suave



Travesti


Te vistes, desvistes, avestruz de luces punzantes
Y agria es la aceptación de tu derivado
Eres la mala ecuación del mundo desconcentrado,
Que te conoce y prefiere ignorarte
Para luego acusarte, de perversión y enfermedad
Y...Acaso, en este mundo de sombras enmascaradas
¿Nosotros, no nos travestimos?

¡Ja!

Y ay pucha que es fácil mirar con bata, café y faso
Ese carnicero, chorizo regalado
Que el dólar aumentó, la papa esta cara, huelgas, 
Y Ernesto mató a 3 hombres.
Todas las noches te desnudan con los faroles
Agazapados te miran, babeados por la publicidad,
De tus pechos, no madre, leche no dan.

Cuan filosa es tu lengua y cuan firmes tus piernas
Caballo salvaje, para soportar tanta podrida huerta
Que la noche es fría, y esos tacones rojos,
OH, guerrera mía, hacen eco en tu soledad marchita
Que tiene sueños como yo, que fue un bebe como vos
¿Quiénes somos nosotros para juzgar?
Y bueno, si ese tatuaje en tu pecho hablara mujer.


Él


El amor no llamó a mi puerta
Me la tiró abajo con todo
Él estaba llorando
Yo salía de la ducha
Y mientras me acercaba al extraño en mi puerta
Las cáscaras de los corazones rotos
Se me clavaban en los pies
El me tomó en brazos
Sus lágrimas caían en la toalla que me envolvía
Me llevó al patio
Y entre las flores de la noche
Hicimos el amor