Mis experiencias con la Cienciología


Sección Contraculturas

MIS EXPERIENCIAS CON LA CIENCIOLOGÍA

-Por el Escritor Samurai

En mi no muy humilde opinión, la Cienciología de Hubbard es la peor basura arruina-mentes, lavacerebros que alguien pueda imaginar. Pues bien, esta es mi OPINIÓN PERSONAL, así que no se molesten en contactarme para insultarme pues simplemente no me interesa contestar.

Yo solía ir a una Universidad de Producción Cinematográfica en Boston alrededor de 1972-1974. Cierto día mientras manejaba desde allí hacia mi casa en Lowell comenzó a hacerse tarde y frené para entretenerme y reírme en el campamento local de Cienciología, que más bien parecía UN CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL. Me hicieron pasar y comenzaron a sermonearme con su charlatanería habitual acerca de como todos somos "enfermos mentales" hasta que pasamos por un proceso de "limpieza". Tras esa extensa conversación me pidieron que tomara dos pequeñas latas en mis manos y comenzaron a hacerme un test, preguntando cosas "feas" y "lindas" como estas:

  • "¿Cómo te sientes al pensar en una explosión nuclear?"
  • "¿Como te sientes al pensar en un pacífico día soleado en el campo?"

etcétera y etcétera hasta la nausea....

Estas dos pequeñas latas que me pidieron que sostuviera en mis manos estaban soldadas a unos cables que se conectaban a un medidor. Por suerte, antes de comenzar el test, quien me entrevistaba fue llamado por teléfono y tuvo que salir del cuarto por 5 minutos. Yo solía ser un técnico, es decir, un experto en electrónica. Revisé que clase de medidor pretendían usar y pude ver lo que era: ¡un simple medidor de amperaje adaptado! Permítanme explicarlo mejor para quienes no entienden de electrónica: un medidor de amperios es un aparato simple que registra la cantidad de corriente que recorre un circuito eléctrico. Un "medidor adaptado" simplemente es un medidor al que se le añaden un par de resistencias eléctricas para que pueda medir amperios en una escala mucho menor a la que se usa normalmente, en una escala de micro-amperios (como una regla que en vez de medir centímetros, mide milímetros). Pues bien, cuando tensas un músculo en tu brazo, se produce una pequeña corriente eléctrica que recorre la palma de tu mano. Así que decidí probar el aparato, puse los músculos de mi brazo en tensión y efectivamente la aguja del medidor se movió; luego volví a relajar los músculos y la aguja volvió a cero, efectivamente se trataba de un simplón medidor de amperios. ¡Oh! ¡Olvide comentar el detalle de que las latas no eran otra cosa más que dos latas de Sopa Campbell ! (¡Andy Warhol hubiese amado este pequeño detalle!)

El hombre que debía entrevistarme volvió entonces tras su conversación telefónica y comenzó a preguntarme estas profundísimas preguntas. Frente a cada pregunta "fea" yo simplemente relajé los músculos de mi brazo y el medidor mostraba que yo no reaccionaba emotivamente frente a ellas... lo que para mi entrevistador significaba que yo disfrutaba, digamos, de las explosiones nucleares. Frente a las preguntas "lindas" yo ponía tensos los músculos del brazo... ¡¡¡finalmente el hombre pensó que yo era algo así como Charles Manson!!! ¡¡¡Realmente fue MUY entretenido!!!

Como mucha gente del campamento estaba mirando la entrevista, decidí pararme sobre la silla y explicar la porquería que estaban haciéndoles estos Cientologos a sus mentes. 6 de ellos me creyeron... rieron y se fueron del campamento. Luego dos hombres musculosos de más o menos 1,80 de estatura y 140 kilos de peso me tomaron de los brazos, me llevaron hacia la puerta y literalmente me arrojaron a varios metros afuera de su Campamento Cientológico.

¡Pocas veces me he divertido tanto!

EL ESCRITOR SAMURAI

Traducción por Julián Moguillansky